SUEÑOS DE CREAR LA VIDA DEL CIELO EN LA TIERRA

Adriana Valadez

ADRIANA VALADEZ WOESSNER

“ME CANSÉ DE ESTAR PREOCUPADA”

La preocupación, la ansiedad y la impaciencia son los males de este siglo, son múltiples las razones por las que un ser humano puede llegar a sentirse ansioso, preocupado o impaciente; por mencionar algunas, están los estándares que nos impone la sociedad, la inmediatez que podemos obtener con solo un click, esto ha producido que quienes hemos crecido con esta facilidad no hayamos desarrollado la paciencia, los medios que nos pintan las vidas perfectas o todo lo que deberíamos estar siendo o haciendo para “ser valiosos”, la mercadotecnia que nos hace necesitar cosas que no podemos pagar y están también las tarjetas de crédito o los créditos que nos otorgan las tiendas departamentales, créditos que pocas veces nos enseñan a usarlos y nos hacen endeudarnos, en fin, la pérdida de la salud de un familiar o la de uno mismo, el no tener el sentido de pertenencia en algún círculo social, etc.

Además, le agregamos que vivimos en una sociedad en donde estar preocupados pareciera que le da valor a la persona que se preocupa por alguna situación, en donde estar ansioso es sinónimo de que algo te importa y ser impaciente es debido a que eres una persona muy ocupada que no tiene tiempo que perder.

Todas estas falsas creencias sin duda alguna están generando males que están muy probablemente enriqueciendo a la industria médica y farmacéutica, al ocasionar no solo la misma ansiedad o preocupación, si no las múltiples enfermedades que de estos males se derivan.

Y debo admitir que en algún momento fui esa persona ansiosa, impaciente y preocupona de la que te estoy hablando, pero sabes que, me cansé de vivir así y encontré la mejor medicina, no sólo para curarla, si no para evitarla.

Pero por las mismas razones de todas las ideas que se nos venden y por el “empoderamiento” que está teniendo el ser humano, nos creemos que somos pequeños Dioses, es más se vende esta idea que somos Dioses y que nosotros podemos controlar absolutamente todo lo que queramos SOLOS, que somos capaces de todo, pero sabes que las cifras de personas con este mal demuestran lo contrario, no podemos con todo SOLOS.

Es verdad que Dios nos dotó con espíritu de poder, amor y dominio propio, pero esos dones vienen de él, y no de nosotros mismos, poder reconocer esta sencilla verdad nos abre la puerta a la humildad, un corazón humilde es capaz de hacer uso de su libertad sabiamente confiando siempre en su creador.

Cuando no hay más a donde mirar, no nos queda de otra que voltear a ver al cielo, y no me refiero precisamente al firmamento, si no voltear a ver las cosas de Dios, las promesas que tiene para nosotros, sus planes buenos, agradables y perfectos, y la vida eterna que nos prometió.

Asumir a Dios como el creador de absolutamente todo lo que existe, siendo él, el principio y el fin, al poder verlo en absolutamente todo lo que nos rodea, la naturaleza, tu cuerpo, la inteligencia que hace que tu organismos trabajé como trabaja, la inteligencia y las emociones del ser humano, el día y la noche, la luna, el sol, las estrellas, los animales, el mar y la tierra, las montañas, tu cuerpo, el espacio, el aire que respiras, asumirlo como el creador de absolutamente TODO, sólo porque tenía tanto AMOR que dar, no porque se sintiera solo, no porque necesitara compañía, sino porque tenía un gran amor que quiso crear todas las maravillas que existen, INCLUYENDOTE A TI, asumirlo así y valorar con admiración la delicadeza y el detalle de querer comunicarse con nosotros a través de su palabra para enseñarnos cómo manejarnos en la tierra antes de ir a su lado para la eternidad, y después convertirse él mismo en hombre, para que pudiéramos entender cómo es que se disfruta lo que él creó para la tierra, para enseñarnos cómo vivir en este paseo por aquí, para dejarnos una muestra de su amor y su carácter para que así nosotros aprendamos a amar y comportarnos; asumir a ese DIOS y afirmarlo todos los días, nos hace vivir confiados que tenemos un respaldo, tal cómo un padre amoroso que cuida de su hijo y le provee todo lo que él niño necesita, así es el DIOS que debemos asumir, porque al asumirlo así, nos daremos cuenta que la preocupación, la ansiedad y la impaciencia, sólo forman parte de las cosas del mundo y no de las cosas del cielo, y es verdad, vivimos en el mundo, pero tenemos la posibilidad de tener los pies en la tierra y la mirada en el cielo, confiando que quien nos amó, nos creó, que si Él es el final, entonces tuvo que ser el principio, que si Él  es el final, entonces Él conoce el final de todo y por eso le da principio a todo, Él te creó a ti para dar inicio al final que ya existe.

Si tan sólo creyeras lo que Él nos declara, que Él es quien dice que es, que ha preparado buenas obras para que camines en ellas, que eres más que vencedor, que con cristo todo lo puedes porque Él te fortalece, que Él suplirá todas tus necesidades, que eres bendecido, que nada puede separarte de su amor, que si crees todo te será posible, que mientras estés a su lado todo se aclarara, que todo lo que pidas en oración creyendo de corazón lo obtendrás, que defiende tu vida, que te dará larga vida, QUE TE AMA, y sus planes para ti son buenos agradables y perfectos. Si tan sólo lo creyeras….

¿Porque si tenemos todas estas promesas, sigues angustiado, preocupado o impaciente? tal vez porque no las conocías, tal vez porque lo asocias con una religión que no te gustó, pero la palabra de Dios te invita a tener una relación con Él no a seguir un conjunto de formas religiosas.

Busca la medicina en Dios, tanto preventiva como curativa, ve y escucha lo que tiene que decir a tu vida y sobre ti, estoy segura que en Él, hallarás la paz que tanto has estado buscando.

Si te has relacionado con Él y aún sigues angustiado, preocupado o impaciente, tal vez es porque no has creído de corazón todo lo que te ha dicho.

Si no te sorprende que se haya tomado la molestia de comunicarse con nosotros y dejarnos su instrucción y sus promesas, no sé qué podría sorprenderte y mucho menos, no sé qué te podría curar.

Te invito a seguir mis redes sociales en donde comparto este tipo de contenido en Instagram me encuentras como @micielo.latierra @adryvawo también puedes escuchar los podcasts Al Otro Lado y MI Cielo La Tierra Podcast en varias plataformas como Spotify o Apple Podcast.

Gracias por leerme.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*