SUEÑOS DE CREAR LA VIDA DEL CIELO EN LA TIERRA

Adriana Valadez Woessner

Felicidad VS Plenitud

Más allá de un suceso doloroso o trágico en la vida o de alguna enfermedad clínica, como la depresión, muchos en algún momento de nuestra vida nos hemos hecho la pregunta ¿por que no soy feliz?

Escuchamos, vemos y leemos que la felicidad es una decisión, más que un sentimiento, que se tiene que elegir diariamente a pesar de lo que estemos viviendo.

Ciertamente, también TODOS en algún momento de nuestra vida hemos experimentado esta sensación de ser felices, incluso todos nuestros esfuerzos como humanidad siempre han sido para traer más felicidad al mundo, sin embargo, a pesar de esto, no somos más felices muy lejano a esto, vivimos en un mundo más ansioso, por lo tanto más deprimido e infeliz en su mayoría.

El problema de la felicidad no está en experimentarla, sino en mantenerla, además que al término felicidad se le ha dado un valor y se le ha puesto en un lugar tan elevado que a veces pudiera parecer inalcanzable e insostenible; es como si fuera un coche de lujo que sólo algunos cuantos privilegiados pudieran tener, pero sobre todo mantener.

El concepto de felicidad se ha asociado con la posesión de lo material, la popularidad, el reconocimiento, el poder o la fama, incluso muchos hemos puesto nuestra propia felicidad en manos de los demás, y decimos esta frase de “ya no me hace feliz”

Creo que la felicidad está sobrevalorada, la felicidad es sólo un estado de grata satisfacción, que, como todos los estados, cambia, por una u otra razón.

El verdadero reto está en sentir la plenitud siempre y en todo momento, un alma plena jamás será infeliz a pesar de cualquier circunstancia.

La plenitud es la totalidad, llenura o integridad, es el máximo momento del ser.

Pero ¿de qué estoy llenando mi ser? para sentir esa plenitud, ¿con que estoy alimentando mi alma y espíritu?

Para alimentar al alma, de forma correcta, necesitamos tener una conexión con nuestro espíritu; (si no sabes cómo hacerlo, te invito a escuchar el capítulo 04 del podcast Mi Cielo La Tierra, lo encuentras en Spotify o Apple Podcast) de ésta forma elegiremos el alimento correcto para el alma y el espíritu, y así como cuando el alimento sacia un estómago vacío, el alimento correcto no solo saciará si no que nutrirá alma y espíritu y habrá esta llenura o plenitud.

Tener una vida plena no da espacio a una vida infeliz, tener una vida plena mantiene constante la felicidad en tu vida, porque una vida plena en conexión con tu espiritualidad, te hace tener fe en lugar de preocupación, te saca de la queja y te lleva al agradecimiento, te hace admirar en lugar de envidiar, logras perdonar y asumir responsabilidades en lugar de culpar, una vida plena y en conexión con tu espiritualidad te hace buscar a Dios para que llene tus vacíos en lugar de esperar que alguien más los llene, te lleva a descubrir por qué estás aquí en la tierra y empiezas a descubrir tus dones y talentos para poner en marcha tu propósito en lugar de estar haciendo lo que tanto te disgusta sólo para sobrevivir y te lleva a vivir una vida ocupado en el aquí y el ahora más que preocupado por el mañana o anclado por el pasado.

La vida plena viene de la llenura sana, y la única forma de llenar el espíritu es con el pan de vida, que es Jesús.

Te invito a seguir mis redes sociales en donde comparto este tipo de contenido en Facebook como Mi Cielo La Tierra, en Instagram me encuentras como @micielo.latierra y @adryvawo también puedes escuchar mis podcasts en varias plataformas como Spotify o Google Podcast, los encuentras como Al Otro Lado y MI Cielo La Tierra Podcast.

Gracias por leerme.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*