SUEÑOS DE CREAR LA VIDA DEL CIELO EN LA TIERRA

Adriana Valadez Woessner

¿Qué te gobierna?

De un tiempo acá, me he dedicado a observar más al ser humano y he descubierto que en cada movimiento, acción, conversación, intención hay un auténtico reflejo del ser que habita en él.

Me cuesta trabajo entender que cada vez más elegimos las cosas finitas a lo infinito y creo que es porque no hemos entendido bien el concepto de la eternidad en el cielo.

Vivimos apresurados por experimentar todas las sensaciones que el cuerpo y alma nos provocan y se nos olvida que hay algo más que habita dentro de nosotros, y precisamente hace muy poco caí en la cuenta del ser tripartita que somos, ciertamente más de una vez lo había escuchado, mas no sé si lo había razonado a profundidad; si lo has escuchado o no aquí te digo, el ser humano está conformado por CUERPO, ALMA Y ESPÍRITU.

Es decir, somos ESPÍRITU que entra en un cuerpo con alma, para tener una experiencia humana.

No somos un CUERPO con alma y espíritu, que es lo que podríamos estar creyendo, el

cuerpo y el alma provienen de lo finito, y el ESPÍRITU de lo infinito; al entrar al cuerpo se nos dio el libre albedrío para elegir si encender, alimentar, o dejarnos gobernar o no por lo infinito que es el ESPÍRITU que habita en cada uno de nosotros.

Consciente o inconscientemente, la mayoría hemos decidido usar ese libre albedrío para no encender, alimentar ni conectar con nuestro espíritu. Tal vez son las creencias que tenemos al respecto, o tal vez quienes logramos entender la importancia del espíritu, no hemos logrado enseñarlo de la manera correcta.

Sin embargo, regresándote la responsabilidad, no tomar una decisión, es igual a tomar una decisión sin conciencia. Pero para tomar una decisión hay que conocer al respecto del tema, así que quiero explicarte un poco más, para que decidas que hacer al respecto.

Al CUERPO lo conforman sus órganos, extremidades y sus 5 sentidos, al ALMA, la mente, el corazón y la voluntad, y al ESPIRITÚ, Dios y su aliento de vida.

Al morir el cuerpo, el alma muere y sólo queda un cadáver que se queda en la tierra, sin embargo, el espíritu NO MUERE, más según las decisiones en la vida terrenal, puede ser un espíritu apagado o un espíritu encendido, tanto en la tierra como al llegar de vuelta al cielo, y la intensidad de su brillo, será directamente proporcional, al cuidado, atención y conexión que hayamos mantenido con la única fuente que puede proveer su alimento y sanidad, que es DIOS.

Conocemos, cuidamos, alimentamos y ejercitamos el CUERPO, se nos ha enseñado perfectamente como es nuestro cuerpo y cómo funciona, nosotros mismos lo hemos explorado y experimentado,  vemos por todas partes cómo cuidar de él, sabemos perfecto que hacer y qué no hacer para estar sanos, sabemos la importancia del ejercicio y ahorita muchos lo practicamos, buscamos profesionales de la salud, existen muchos tipos de dietas, las intentamos, buscamos fitness coaches, vamos al médico cuando enfermamos, a urgencias cuando hay un accidente, hacemos cirugía cuando algo no está bien, comemos si bien nos va 3 veces al día, tenemos rutinas de ejercicio y durante todo el día, utilizamos nuestro cuerpo …

Conocemos, cuidamos, alimentamos y ejercitamos el ALMA, Sabemos perfectamente que somos seres pensantes, con una mente y un corazón, que tenemos voluntad, hemos experimentado nuestras emociones una y un millón de veces;  buscamos psicólogos, motivadores, coches de liderazgo si tenemos algún problema, leemos libros que alimentan nuestra mente, trabajamos con nuestras emociones, ponemos en práctica herramientas que nos ayudan a mejorar la memoria, estudiamos desde que somos pequeños, para aprender y agilizar la mente, hay maestros, líderes, hacemos afirmaciones, y durante todo el día utilizamos nuestra mente y nuestro corazón…..

¿Conocemos, cuidamos, alimentamos y ejercitamos el ESPÍRITU?  Tenemos la creencia que las personas religiosas son las únicas personas que son espirituales o que ser espiritual es estar siempre sumergido en un nivel de silencio, de meditación profunda donde el alma y el cuerpo se quedan en la tierra y el espíritu pasa a otra dimensión, o más creencias que hay acerca de ello, tú has de tener la tuya.

A esta pregunta en otro momento yo te podría haber contestado, claro que cuidamos, alimentamos y ejercitamos el espíritu, porque también hay iglesias, hay sacerdotes, hay pastores, hay monjas; pero sabes que, te puedo confirmar que conozco personas sumamente religiosas de diferentes religiones y para nada son seres espirituales, son personas que siguen las formas religiosas, que tal vez se saben y te recitan la biblia, que tienen conocimiento de la palabra, pero que no son gobernados por su ESPÍRITU.

¿Sabes por qué? Porque practican su espiritualidad desde el alma o desde el cuerpo sin conectar con su ESPÍRITU. y la espiritualidad se practica desde la AUTÉNTICA CONEXIÓN CON DIOS, utilizando al ALMA y al CUERPO para inducir esa conexión.

Esto podría sonar como que sólo algunos alcanzan esa conexión y nosotros jamás podríamos alcanzarla, pero no es así, todos los seres humanos, absolutamente todos, somos seres con ESPÍRITU, por lo tanto, todos tenemos el libre albedrío de encenderlo o mantenerlo apagado, es como el cuerpo, todos podemos ejercitarlo o no.

Pero ¿Cómo podemos tener esta conexión con Dios? La auténtica conexión con DIOS sucede cuando, conocemos, cuidamos, alimentamos y ejercitamos nuestro espíritu.

Tener una conexión con DIOS, es como poner el CUERPO en forma o cómo sanar una herida del ALMA.

Nos cuesta trabajo entender o sentir que tenemos ESPÍRITU, porque a diferencia del CUERPO y el ALMA; no está situado en un lugar, y al no poderlo ubicar en algo dentro de nosotros, no logramos entender en dónde está o en donde se siente, es por eso que lo dejamos olvidado.

El ESPÍRITU, es el aliento que Dios sopló para darle VIDA al cuerpo, y así llegar a ser almas vivientes, entonces el ESPÍRITU ocupa todo el espacio de tu cuerpo y alma.

El ESPÍRITU, nos permite comunicarnos con Dios, no el CUERPO, no el ALMA, el ESPÍRITU.

Imagínate al ESPÍRITU como un radio y a DIOS como las ondas radiales, para interceptar las ondas, hay que encender el radio.

Cómo encender el ESPÍRITU, empezamos con el CUERPO y el ALMA, puede ser haciendo oración con las palabras que salen de nuestra mente y nuestro corazón, juntando nuestras manos, poniéndonos sobre nuestras rodillas, levantando las manos al cielo, alabando o adorando, dejando que al hacer esto el ESPÍRITU se encienda, hasta que la oración, la adoración y alabanza se sintonicen con el ESPÍRITU de DIOS.

¿Cómo cuidamos, alimentamos y ejercitamos EL ESPÍRITU? Igual como lo hacemos con el CUERPO y con el ALMA

Lo cuidamos reconociendo su existencia, lo alimentamos con la palabra y así como diariamente comemos alimento para el cuerpo o buscamos saciar una emoción de nuestra ALMA, diariamente hay que alimentar el ESPIRITÚ con la palabra de VIDA, que está escrita en la biblia, con un versículo al día, BIEN COMPRENDIDO, sería alimento suficiente; lo ejercitas con la oración, la adoración y la alabanza, con una oración diaria, pero una oración HECHA CON EL ESPÍRITU, no con el ALMA no con el CUERPO, sólo usarlos como medio para encontrar la sintonía en donde tu ESPÍRITU se conecta al ESPÍRITU de Dios.

¿Cómo se logra esto?

Para tonificar un cuerpo hay que nutrirlo y ejercitarlo, con paciencia, dedicación y perseverancia, a veces lo hacemos en equipo y a veces solos; para sanar el corazón, vamos con psicólogos, diariamente hacemos afirmaciones, lloramos, cambiamos creencias, etcétera; con paciencia, dedicación y perseverancia; para nutrir la mente estudiamos, leemos, tomamos cursos, vamos a clases;  con paciencia, dedicación y perseverancia;  bueno con el ESPÍRITU es igual, con paciencia, dedicación y perseverancia. Puedes solicitar ayuda o puedes intentarlo sólo, a final de cuentas el resultado siempre es personal; sin embargo, para eso existen quienes se especializan en los temas, para guiar y que tu camino sea más fácil y logres tu propósito. Como hay hospitales y doctores para los enfermos, gimnasios e instructores para hacer ejercicio, escuelas y maestros para la mente, clínicas y psicólogos para el corazón, hay iglesias pastores y sacerdotes para enseñar la palabra, para nutrir el ESPÍRITU.

Si pusiéramos nuestro orden al revés y le diéramos prioridad al ESPÍRITU, sería más fácil sanar los asuntos del ALMA y del CUERPO, porque lo creas o no en la biblia, en ese hermoso legado, está escrito TODO lo que necesitamos para conocer, cuidar, ejercitar y alimentar nuestro SER TRIPARTITA.

Nos alejamos de la idea de ser ESPIRITUALES porque creemos que es alcanzar un grado de perfección, pero olvidamos esto, que somos seres tripartitas, que también tenemos un ALMA y un CUERPO, que si nos fue dado es porque Dios pensó que era bueno que tuviéramos pensamientos, sentimientos y un cuerpo físico para experimentar la vida de la TIERRA.

Pero como seres humanos se nos olvida que hay una vida eterna, ¿si crees en los espíritus o los fantasmas porque no crees que tu ESPÍRITU va regresar al lugar de donde salió?

¿Cómo quieres que regrese tú? 

Encendido o apagado.

Dejar que tu ESPÍRITU te gobierne, no es alcanzar la perfección, es ponerlo sobre el ALMA y sobre el CUERPO para ser SERES abundantes, llenos de VIDA para compartir y que cada vez que el ALMA o el CUERPO te pretendan gobernar, regresar a tu ESPIRITUALIDAD donde nada te turba, por saberte conectado a la única fuente de vida.

Vivir Gobernado por el ESPÍRITU es poner los ojos en lo infinito, en la eternidad, es vivir lo finito sabiendo que tiene fecha de caducidad; es disfrutar la vida terrenal al conectar con la única fuente de vida abundante creando una mejor experiencia aquí en la tierra a través de CUERPO y ALMA, para nosotros y para los demás, es hacer lo que hay que hacer para ganarnos una eternidad al ladito de nuestro creador a través del ESPÍRITU.

¿Has escuchado, el señor esté con tu ESPÍRITU?

Mi deseo es que enciendas tu radio y entres en la frecuencia de DIOS, estoy segura que sería una increíble manera de empezar a manifestar la vida del cielo aquí en la tierra y que cuando CUERPO y ALMA mueran, nuestro ESPÍRITU permanezca encendido alumbrando la eternidad.

Te invito a seguir mis redes sociales en donde comparto este tipo de contenido en Instagram me encuentras como @micielo.latierra @adryvawo también puedes escuchar los podcast Al Otro Lado y MI Cielo La Tierra Podcast en varias plataformas como Spotify o Apple Podcast.

Gracias por leerme.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*