SUEÑOS DE CREAR LA VIDA DEL CIELO EN LA TIERRA

ADRIANA VALADEZ WOESSNER

“LA HISTORIA QUE TE CUENTAS”

No hace mucho tiempo descubrí algo que si bien podía saber al respecto, si no ponía una verdadera atención jamás habría hecho el viaje a mi interior que transformó mi manera de ver la realidad.

No se hace cuánto tiempo fue, ni en donde lo escuche, pero lo guarde en mi corazón y no sólo eso, hice uso del poder que tenemos como seres humanos de reprogramar nuestra mente.

“Ten cuidado con la historia que te cuentas” retumbó en mi interior y aún resuena cada vez que quiero empezar a armar la novela de mi vida.

Desde que tengo memoria recuerdo que siempre pensaba, que había dos Adrianas habitando mi interior, llegué a pensar que era bipolar, en realidad sólo conocía el concepto, no la enfermedad, el caso es que estas dos Adrianas siempre se estaban peleando, era como estar tirando una cuerda a ver quién caía primero.

Una de esas Adrianas, la fatalista, siempre se contó las historias más trágicas, dramáticas, dolorosas e infelices que existen, la otra es la Adriana positiva que le ve el lado amable a todo lo que sucede, que justifica a todo el mundo y que ve con ojos de amor, compasión y perdón.

Este pleito aún existe muchas veces en mi interior, sin embargo, he aprendido a identificar la voz que me está hablando, y la historia que me está contando, y es que la historia que nos contamos sobre las cosas que suceden a nuestro alrededor y a nosotros mismos, son definitivamente lo que va a programarnos y a generar los significados de acuerdo a lo que dejemos que se instale en nuestra mente.

Justo en lo que estamos viviendo hoy en día, es precisamente los momentos en donde estamos configurando no sólo nuestra mente si no también la de nuestros hijos, en caso de tenerlos.

¿Qué historia te estás contando? ¿Qué historia les estás contando?

¿Esta es una temporada aburrida?, ¿es el peor año de nuestras vidas? ¿en realidad quieres que todo regrese a la “normalidad”?

Más allá de sacar mi optimismo natural, quiero invitarte a reflexionar sobre el significado de las cosas que vives y sobre tu influencia en caso de que seas padre o madre en la mente de tus hijos, con cada cosa que sale de tu boca, los estás programando, y la pregunta es, ¿para que los estás programando? ¿para que se quejen cuando las cosas se pongan mal? ¿para que reaccionen de qué manera ante la adversidad? ¿para que se enfoquen en lo malo o en lo bueno? ¿para ver sólo por ellos o para tener compasión por los demás?

Las historias que nos contamos en nuestra cabeza tanto en lo bueno como en lo malo, sea cual sea la voz que habla, si la optimista o la fatalista, muchísimas veces superan la realidad, ¿qué estás hablando de ti mismo a tu interior?,¿cómo es tu conversación contigo mismo?

El resultado del mundo interno que estás experimentando es la percepción y el significado que le estás dando a cada situación que se presenta en tu vida, evidentemente no siempre podremos cambiar las circunstancias, pero podemos cambiar lo que nos contamos de las circunstancias, no es lo mismo contarnos una historia en la que “todo me pasa” a una historia en la que “todo lo que pasa me trae una enseñanza que me hace crecer y sentirme vivo”, no es lo mismo contarnos que “yo siempre he sido así” a decir, “antes yo era así, ahora que lo reconozco y sé que no me ha traído nada bueno, decido ser de esta otra manera”

En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto Proverbios 18:21

Poner atención a todo lo que hablamos en nuestra mente, pasarlo por filtros de seguridad para nuestro bienestar y reconocer de dónde viene la voz, si de nuestra parte fatalista u optimista, hace la diferencia al momento de crear significados y sobre todo al momento de experimentar la situación tan trágica o agradable como nosotros queramos.

Te invito a seguir mis redes sociales en donde comparto este tipo de contenido en Instagram me encuentras como @micielo.latierra @adryvawo también puedes escuchar los podcast Al Otro Lado y MI Cielo La Tierra Podcast en varias plataformas como Spotify o Apple Podcast.

Gracias por leerme.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario