EL LIDERAZGO ES LA OPORTUNIDAD PARA SERVIR, NO PARA LUCIRSE

Por Francisco de Jesús Cerón Gámez

Hemos visto a lo largo de los años como desfilan personajes que trascienden, que marcan historia con sus acciones y hechos y que son recordados con cariño y afecto, pero también y creo que son en su gran mayoría los que su lengua los traiciono y terminaron ahogándose en sus mentiras, perdiendo la confianza de sus seguidores o los que buscan alimentar su ego luciéndose y presumiendo lo mucho o poco que se llegara a lograr.

En ocasiones pasadas, hemos tocado ya el tema del liderazgo, así que ahora lo enfocaremos un poco más en el papel que juega en la política y en la función pública. Abro debate o abro hilo (como dice la chaviza) de como se califica o en que concepto se tiene a las figuras de los liderazgos que ya tienen un cargo político o público, en esta categoría entran presidentes de partidos, de cualquier nivel, aspirantes a una elección popular, ya sea desde una presidencia de cualquier sociedad de alumnos, una jefatura de cuartel, regidores o diputaciones locales, federales etc. Etc. O poquito peor que ya cuentan con un puesto en cualquiera de los tres niveles de gobierno. ¿Serán bien vistos por la sociedad o no?

Vemos con algo de tristeza  que en cuanto empieza a salir a luz un líder al que se le ven capacidades, talento y el carisma para empezar a realizar acciones que ayuden al desarrollo de las personas cercanas a él, como por ejemplo, un líder estudiantil, o el que logra reunir a todos en el barrio para las retas de futbol, o el que encabeza algún comité social, cultural o deportivo,  donde es notorio el liderazgo natural, en el momento que el liderazgo empieza a ligarse con algún partido político, sea cual sea, azul, verde, guinda, naranja, amarillo etc. etc. Automáticamente la gente ya lo empieza a tachar de malo, de mentiroso, oportunista y hasta de rateros. Los metemos a la categoría de “políticos” y en ese momento ya los tenemos crucificados.

La sociedad debe primero entender que la política es el camino donde un buen líder pueda tener los medios y recursos para poder ayudar y servir para mejorar el entorno donde vivimos, pero al parecer aquí en México es lo mas malo que se puede hacer.

Pero bueno, también es verdad que los culpables de que se les tenga en ese concepto a los liderazgos que navegan en la política y la función publica son nada mas y nada menos que ellos mismos. Ya que al llegar al cargo o al puesto se empiezan a corromper o perder el piso, o como dicen unos amigos “se marean en un ladrillo” y es lo que hace que sus acciones empiecen a ser mal vistas por la gente.  Y es aquí donde el titulo de nuestro texto nos da la razón, “El liderazgo es la oportunidad para servir, no para lucirse”.

Y es más que obvio y entendible que al momento de que se es servidor o funcionario público, desde una jefatura de cuartel de un ejido, hasta la presidencia de la república, se está obligado a ¡SERVIR! En toda la extensión de la palabra, todas esas acciones buenas, gestiones, ayudas y apoyos, pasan a ser obligación del liderazgo que toma ese cargo, y no se debe de presumir, ni “pararse el cuello” (también como dice la chaviza), con hechos que es su  obligación hacer, por ejemplo supongamos que yo soy el presidente de un comité en mi colonia, y la carretera de algunas calles ya está viejísima llena de posos, desnivelada y ya casi es pura terracería,(como la mayoría de GP) mi chamba es tratar de gestionar la reparación con las autoridades correspondientes, y si se logra concretar la reparación simple y sencillamente era mi obligación, muy mal haría en quedarme de brazos cruzados, y más mal haría presumirlo y darme el crédito.

Lo mismo es con el político que da despensas, sillas de ruedas, o cualquier apoyo en especie, claro que es de mucha ayuda el repartirlo a la gente que lo necesita, lo que no ayuda en nada es el presumirlo, el famoso “Pa la foto” (como dicen los políticos) el publicarlo en las redes sociales para que todo el mundo se de cuenta, ¿pero con qué objetivo? ¿De humillar al que estas ayudando? ¿O de presumir que estás haciendo lo que es tu obligación hacer?

Esperemos y pronto vengan esos liderazgos que tanto nos hacen falta en estos tiempos, mientras creo que hay que esperar sentaditos, los dejo que esos trastes no se van a lavar solos, nos leemos en la próxima.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*