¿SON LOS TIEMPOS?

Hola soy Jorge Mier García, hijo de Padres Mexicanos y nací un 15 de septiembre de 1975.

   Fecha importante para muchas personas y no solo porque mis padres me trajeron a este mundo lleno de sorpresas y aprendizajes, también es una fecha histórica ya que en este mes se celebran las fechas patrias el 16 de septiembre, así que me toca dar el grito cada año como lo dio mi madre ese gran momento.

   Aún recuerdo que para tomar mis alimentos no solo se servía a una hora y teníamos que estar listos porque de lo contrario mi madre se enfadaba, además de que se comía lo que había en ese momento y no nos podíamos levantar de la mesa hasta terminar y para que les cuento lo que pasaba si nos levantamos sin terminar los sagrados alimentos.

   Y como no recordar ese gran psicólogo de cabecera que estaba acompañado de chancla, cinto y la mano furtiva de mi madre cuando hacíamos una travesura o sentir del derechazo en la boca al decir una maldición.

   No se diga mi Padre que con solo vernos, ya sabíamos lo que quería y pobres si no hacíamos caso, que miedo que nos escondiera los juguetes y todo por la queja de mi madre y como no acordarme aquel juego de pelota que jugaba con mis amigos y que para poderlo hacer tenía que entregar tareas escolares, comer bien, limpiar mi cuarto y sobre todo ir por las tortillas, aunque la fila estuviera larga y al llegar a la casa te comieras la mitad.

   Para muchos esto que les estoy platicando puede sonar a película de terror y que padres tan abusivos es más hasta pobres muchachos.

   Y para ser franco esto pasaba en la mayoría de los hogares de México y hoy en día los hijos les gritan a sus padres, los maldicen, no ayudan en casa y además están obligados a darles dinero para salir a divertirse cada fin de semana.

   En la actualidad hay más delincuencia por no poner un freno desde pequeños más suicidios por no tener principios y valores desde casa, más enfermedades por obesidad y sobre todo más hijos ingratos que maltratan a quien se atraviesa en su camino para sentirse el doble de fuerte.

   ¿Y los padres dónde están?

   Es preferible una nalgada a tiempo que un hijo asesino en la cárcel o muerto por la consecuencia de sus actos, es preferible comer lo que hay en ese momento que esté enfermo por diabetes, alta presión o ansiedad, es preferible un buen entrenador que la obesidad y tener a un bueno para nada en casa.

  Es preferible un fin de semana en familia a que llegue la delincuencia organizada y lo haga su hijo o hija.

   ¿ENTONCES QUE A CAMBIADO LOS TIEMPOS O LOS PADRES?

Jorge Mier García

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*